Por fin, si algo me molestaba sobremanera de esta moto eran las vibraciones de los espejos… tras 7 años se terminó! Muchas pruebas hice, desde silentblocks de goma a arandelas de teflón, desde poner plomos de llantas hasta cambiar los pesos… todo en vano.

Nunca estuve al 100% cómodo con la moto y este era el único y principal problema, no ver ni la marca ni el modelo del vehículo que llevaba detrás, ya estaba harto de rodar con una concentración tal que me agotaba..

Hoy eso termino, aunque me insistían que no sería capaz y que no tenía que ver, faltaba una última prueba… unos espejos nuevos de Suzuki vstrom 1000 L, como yo creía no están cedidos por uso como los de una K que probé, aunque estos últimos, fueron los que más cerca estuvieron, pero aún vibraban.

Espejo de serieImposible a partir de 60/70 km, ni con gafas, más tarde los corté y añadi 2 casquillos roscados que les dieron distancia… peor aún

Plegables, mitad de peso, doble de vibraciones… bonitos, pero inútilesA ciegas por la autovía!

Modelo Vstrom K, se acercaban, pero al acelerar más de lo mismo… la moto empezaba a cansarme, no lo veía normal… tacos de motor nuevos y a su par… todo medido y no hay forma..

Kymco: ya no sabia que poner, más que probar todo lo que caía en mis manos. Vibran!

Contrapeso de serie, al menos, los que venían en mi A3

500 gr más al manillar, probando de nuevo de uno en uno… insuficiente

Foto comparativa entre ambos.

Situados y con puños de espuma, ahora si… por fin puedo ir disfrutando sin estar pendiente de los espejos, pues a 7500 rpm, de un vistazo veo claramente con estos nuevos, se acabaron las vibraciones en mi KLE, un alivio… creí, que no podría con ello… toca disfrutar!

11 respuestas a “Espejos y vibraciones: al fin…”

Deja un comentario